Estas aqui
Home > Empresas > Salud, Belleza y Perfumerias > Afecciones del cáncer de próstata

Afecciones del cáncer de próstata

Es necesario acudir al especialista si se padece alguna sintomatología

La próstata es una glándula pequeña que poseen los hombres. Es parte del sistema reproductor y posee el tamaño y la forma de una nuez. Está ubicada en la pelvis, debajo de la vejiga y casi enfrente del recto. La próstata ayuda a producir semen, favoreciendo el traslado de los espermatozoides.

Con la edad, esta glándula tiende a crecer, llegando a oprimir la uretra y a causar problemas, que impiden que la orina fluya con normalidad. En ocasiones, los hombres que se acercan a las 40-45 años de edad pueden empezar a tener estos síntomas, que pueden significar la presencia de un tumor. Por eso a los varones, pasada cierta edad, se les aconseja acudir a revisiones periódicas, para evitar posibles problemas en el futuro.

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer de forma descontrolada. En casi cualquier parte del cuerpo las células pueden convertirse en cancerosas y extenderse a otras áreas u órganos.

El cáncer de próstata se suele originar cuando las células de la próstata comienzan a crecer de manera descontrolada. Casi todos los cánceres de próstata son adenocarcinomas. Estos se desarrollan a partir de las células de la glándula (las células que producen el líquido prostático que se agrega al semen).

Posibles tipos de cáncer que se pueden desarrollar en la próstata:

  • Sarcomas
  • Carcinomas de células pequeñas
  • Tumores neuroendocrinos (aparte de los carcinomas de células pequeñas)
  • Carcinomas de células transicionales.

Algunos cánceres pueden crecer y propagarse rápidamente, pero la mayoría de los de próstata crecen lentamente. De hecho, según los estudios realizados a ancianos, se ha demostrado que padeciendo cáncer, los pacientes suelen morir por otras circunstancias, sin llegar a diagnosticarse muchos casos.

Signos y síntomas del cáncer

Suele ocurrir que en la etapa inicial no exista sintomatología alguna, por lo que la mayoría de los hombres no lo perciben. Pero una vez que está más avanzado suelen aparecer diferentes signos como los siguientes:

  • Problemas al orinar. Debido a la presión que la próstata ejerce, el flujo urinario se vuelve lento, debilitado y se entrecorta, con lo que se necesita acudir al baño  con mayor frecuencia.
  • En ocasiones aparecen rastros de sangre en la orina o en el semen.
  • Dificultad para lograr una erección, causando disfunción eréctil precoz y acarreando problemas emocionales a aquellos que lo padecen.
  • Pueden aparecer dolores en las caderas, en la espalda (columna vertebral), el tórax (costillas) u otras áreas. Todo esto sucede cuando el cáncer se ha extendido y propagado por los huesos.
  • También puede producir parestesias, debilidad y adormecimiento de las piernas o los pies. Llega a suceder la pérdida de control en la vejiga y en los intestinos. Esto sucede porque el cáncer comprime la médula espinal.

Factores de riesgo del cáncer de próstata

Los expertos han determinado que existe una serie de factores que influyen en el riesgo de padecer cáncer de próstata.

  • La edad: es poco común que esto lo padezcan hombres menores de 40 años.
  • La raza: se da con más frecuencia en hombres de raza negra o de la zona del caribe con descendencia africana.
  • La geografía: el cáncer de próstata es más común en Norteamérica y en la región noreste de Europa, Australia y en las islas del Caribe. Aunque las razones de esto no están claras.
  • Antecedentes familiares: se determina que puede existir un factor hereditario, transmitido de padres a hijos.

Principales técnicas para realizar la cirugía

Para solucionar este problema lo mejor es acudir a un cirujano de cáncer de próstata. Si se padece alguna sintomatología, lo mejor es acudir a la consulta del Dr. Agustín Huéscar.

En casos de cáncer de próstata, la técnica de elección es la prostatectomía radical laparoscópica: es una intervención en la que el urólogo accede a la próstata mediante pequeñas incisiones en la piel por las que introduce el instrumental, luz y cámara de alta definición. La utilización del robot puede facilitar la técnica en ocasiones, aunque en absoluto es imprescindible para realizar la intervención de forma muy precisa.

La cirugía laparoscópica es la técnica más indicada , porque provoca menos dolor, evita la pérdida de sangre, es menos invasiva y el tiempo de recuperación es más rápido, provocando así menos problemas al paciente y a su familia.

Deja un comentario

Top