Estas aqui
Home > Empresas > Salud, Belleza y Perfumerias > Marketing olfativo para diferenciarse de los competidores

Marketing olfativo para diferenciarse de los competidores

Sandra Iruela, ingeniera química de Sandir, explica las últimas técnicas para vender optimismo, abrazos y confort a través de los olores

Barcelona, octubre de 2015.─ Hoy en día no es suficiente ofrecer una imagen vanguardista o un diseño atractivo en los productos que se comercializan, las marcas buscan diferenciarse a través de las emociones que despiertan en sus consumidores. Teniendo en cuenta que el olor potencia el recuerdo en la memoria es importante definir a qué queremos que huelan nuestros productos o servicios si queremos aumentar el engagement con el consumidor.

En los últimos años se ha experimentado la unión entre marcas y mensajes positivos. Todos quieren sumarse a la ola del optimismo ofreciendo mensajes alegres y las empresas españolas están empezando a reforzarlo con el olor, vendiendo velas con olor al primer beso u olores que recuerdan a un abrazo.

“Sumar una fragancia a tu packaging, a tu espacio (negocio) aumenta las probabilidades de compra por impulso”, afirma Sandra Iruela, experta en diseño de fragancias y marketing olfativo.

Los expertos en marketing cada vez más se interesan en formarse en este aspecto que está en boga en Estados Unidos y que cada vez está cogiendo más peso en España. Vender con olores asociados potencia además el recuerdo de la compra y la creación de un vínculo emocional con el consumidor.

Olores que transportan

Ahora que el optimismo está de moda entre muchas marcas del sector “lifestyle”, es importante que ese optimismo no sólo sea pueda leer a través de las frases y tag lines que imprimen, sino que se pueda sentir, y eso es lo que ofrece el marketing sensorial, sentirse optimista, enérgico o relajado, gracias a la experiencia que ofrece una fragancia asociada a un objeto.

“Algunos de estos olores ya los tenemos asociados en nuestro día a día, por ejemplo, sabemos que la lavanda ayuda a producir relajación o que los olores cítricos por ejemplo se asocian con sensaciones de energía. Y recordemos que cuando uno siente energía, se siente optimista”, explica Iruela.

Olores como la canela, por ejemplo, nos traen aromas navideños y del hogar, de ahí que el famoso té de navidad lleve mucha canela y que en Navidades se disparen las ventas de velas con olor a canela o vainilla, aromas invernales que aportan sensación de calor y confort.

El marketing olfativo, una formación en auge

Las empresas cada vez intentan diferenciarse más de sus competidores, ya la vía del marketing olfativo está siendo uno de los caminos elegidos, es por ello que ya están surgiendo cursos de especialización universitarios como el ofrecido por la escuela de perfumería internacional Sandir, centro pionero en España por haber conseguido elaborar un método para poder formarse desde casa. A ejemplos prácticos, visitar un hotel, una tienda dónde uno se sienta optimista, alegre o enérgico es algo realmente diferenciador para el negocio porque se están generando recuerdos positivos en la mente del consumidor y eso hace que su estancia sea perdurable en la memoria.

Top